28/12/10

Masturbarme...

El deseo me inunda asciende en súplica perentoria: invade mi sexo humedecido atrapa mis pezones con dedos de fuego ¡deseo...! debo saciarlo y tú andas lejos... Ohhhh, me consume, mis dedos revolotean glotones estremeciendo mi clítoris que vibra y se agita anhelando derramarse ¿y mis pezones? no está tu lengua para calmar su ansia ni tus dientes para mordisquear mi aureola. Hummmm me conformaré ¡qué remedio! mis manos sucumben al ansia y dejo que el fuego arda que el líquido reviente... es placer sin ti.

**Zaira**

No hay comentarios: